martes, 19 de septiembre de 2017

Las canciones más bellas del mundo / Sabor a mí

Eydie Gormé y Los Panchos
Sabor a mí


Álvaro Carrillo
SABOR A MÍ

Tanto tiempo disfrutamos de este amor 
Nuestras almas se acercaron tanto así 
Que yo guardo tu sabor 
Pero tú llevas también sabor a mí.
 
Si negaras mi presencia en tu vivir 
Bastaría con abrazarte y conversar 
Tanta vida yo te di 
Que por fuerza tienes ya sabor a mí. 

No pretendo ser tu dueño
No soy nada yo, no tengo vanidad 
De mi vida, doy lo bueno 
Soy tan pobre, qué otra cosa puedo dar. 

Pasarán más de mil años, muchos más 
Yo no sé si tenga amor la eternidad 
Pero allá tal como aquí 
En la boca llevarás sabor a mí.

Trío Los Panchos
Sabor a mi


La historia detrás de la canción 

“Sabor a Mí”, de Álvaro Carrillo

15/agosto/2014
Álvaro Carrillo es un hombre que no necesita presentación. Y en caso de requerirla, su carta fuerte es sin duda la canción “Sabor a mí”. El tema fue registrado el 11 de julio de 1958 ante la Promotora Hispano Americana de Música (PHAM) y grabada a mediados de 1959. Desde entonces, “Sabor a mí” no solo es un referente de la música de Carrillo, es un ícono cultural universal que ha sido cantado en español, inglés, francés, japonés, alemán, mandarín, portugués, ruso, italiano, zapoteco. Lo mismo por el Maestro Álvaro Carrillo evidentemente, pasando por Bebo Valdés, Pérez Prado, Isabel Pantoja, Lilla Downs e incluso existe una versión de Charles Manson, sí el asesino serial. Por esto y más, sus grabaciones y copias vendidas, deben ser contadas en millones.
Es el propio Mario Carrillo, hijo del compositor oaxaqueño, quien nos comparte la historia del tema, gracias al recuerdo de su tía Guadalupe Incháustegui Guzmán, hermana de su madre:
“Fue en diciembre de ese año, 1957, cuando en la cena de Navidad, ya estando comprometidos, mi padre tomaba whisky y entre trago y trago le depositaba un beso a mi mamá. Mi madre, como casi toda mujer, le empezó a reclamar que estaba tomando mucho, sugiriendo que dejara de hacerlo. Pero mi padre hacía “mutis” para servirse otro whisky y así, sorbo tras sorbo y beso tras beso, los reclamos se hicieron rutina. En una de esas, cuenta mi tía, que mi mamá le dijo a Álvaro Carrillo que de tanto beso ya la estaba emborrachando, que ella sin tomar nada ya tenía en la boca el sabor a whisky. Mi padre, tras una breve pausa, reviró y le dijo: “lo que tienes en la boca no es sabor a whisky es… sabor a mí”. Ambos, cómplices de la poesía, entendieron en ese momento que la frase suscitada de ese reclamo era una sentencia poética que debería convertirse en canción. Mi madre la anotó como tarea para mi padre y, rompiendo su sobriedad, tomó un trago del vaso de mi papá y brindaron por el que sería, probablemente, el éxito más grande que Álvaro Carrillo haya compuesto”.



lunes, 18 de septiembre de 2017

Casa de citas / Harry Dean Stanton / Viejo


Harry Dean Stanton
Jorge Mounrinha
HARRY DEAN STANTON
BIOGRAFÍA
Traducción de Triunfo Arciniegas




En una de las escenas más memorables de Lucky, su película póstuma, Stanton va al médico después de haberse desmayado en casa, y el medico le dice que tiene una salud de hierro y que, a pesar de fumar, va en camino de enterrar a media ciudad. "El problema es que estás viejo. Y todavía vas a ser más viejo".


Harry Dean Stanton / Um longo adeus pela porta grande

Otras traducciones de Triunfo Arciniegas


Casa de citas / Sam Shepard / Harry Dean Stanton

Harry Dean Stanton
Sam Shepard
HARRY DEAN STANTON
BIOGRAFÍA

Es uno de esos actores que sabe que su rostro es parte de la historia.

Harry Dean Stanton: Partly Fiction (2012)
Muere el actor Harry Dean Stanton a los 91 años




Casa de citas / Harry Dean Stanton / Rebecca de Mornay

Rebecca de Mornay

Harry Dean Stanton
BIOGRAFÍA
REBECCA DE MORNAY

Me dejó por Tom Cruise.



domingo, 17 de septiembre de 2017

Las canciones más bellas del mundo / Paloma negra


Lila Downs
Madrid, en vivo

Tomás Méndez
Paloma negra

Ya me canso de llorar
Y no amanece
Ya no sé si maldecirte
O por ti rezar

Tengo miedo de buscarte
Y de encontrarte
Donde me aseguran 
mis amigos que te vas

Hay momentos en que quisiera mejor rajarme
Arrancarme ya los clavos de mi pena
Pero mis ojos se mueren sin mirar tus ojos
Y mi cariño con la aurora te vuelve a esperar

Ya agarraste por tu cuenta la parranda
Paloma negra
Paloma negra
dónde, dónde andarás

Ya no juegues con mi honra, parrandera
Si tus caricias deben ser mías, de nadie más
Y aunque te amo con locura, ya no vuelvas
Paloma negra, eres la reja de un penar

Quiero ser libre, vivir mi vida
Con quien me quiera
Dios dame fuerzas
Que estoy muriendo por irla a buscar


Lila Downs
En vivo


Tomás Méndez y Lola Beltrán



Durante una reunión en la casa de Emilio "el Indio" Fernández, conoció a Lola Beltrán, a partir de ese momento se convirtió en su compositor. En 1952, las canciones “La luna dijo que no”, “Habana”, “Que me toquen las golondrinas”, “Tres días”, “Puñalada trapera”, “Desafío”, “El tren sin pasajeros”, “Las rejas no matan”, “Huapango torero”  y "Paloma negra" se habían dado a conocer por medio de la cantante. Compuso además “Gorrioncillo pecho amarillo”, “Cucurrucucú paloma”, "La muerte" y “La muerte de un gallero”. Méndez también fue escritor de libretos para programas folklóricos de televisión, destacando el programa Dos gallos en palenque.

Wikipedia

Lola Beltrán
Paloma negra





sábado, 16 de septiembre de 2017

Casa de citas / Mae West / Hombres


Mae West
HOMBRES


No hagas que un hombre piense demasiado, o puede que busque las respuestas en otro lugar.

No soy famosa por los hombres con los que me exhibo, sino por los que me oculto.

Sólo me gustan dos tipos de hombres. Los nacionales y los importados.

¿Para qué hacer sufrir a un hombre casándote con él cuando se puede hacer felices a muchos?

Lo que cuenta no son los hombres en mi vida, sino la vida en mis hombres.



    viernes, 15 de septiembre de 2017

    Triunfo Arciniegas / Diario / Esopeando


    Esopo
    Poster de T.A.



    Triunfo Arciniegas

    Esopeando
    15 de septiembre de 2017



    He subido entradas a once blogs. En Dragón, tres sobre Game of Thrones y una que se me escapó sobre Cate Blanchett. Publiqué su biografía en inglés y en estos momentos estoy organizando los enlaces. En Kiss, Pessoa, Dante y De otros mundos, un poema de cuatro versos del poeta norteamericano Coutee Cullen, "Para una dama que conozco", y la biografía en español. Dos traducciones del mismo poema en portugués, una de Mayrant Gallo y otra de André Caramuru Aubert. No sé de quién es la traducción al italiano. Como no encontré una sola en internet, me atreví con la versión en español. Sólo los traductores entienden cuánto trabajo dan cuatro líneas. Traducir es una delicia pero da dolor de cabeza. Dolores de cabeza. Una traducción nunca es perfecta.



    En De otros mundos, además, van tres entradas sobre el escritor austriaco Robert Seethaler. Ayer se publicó en español su quinta novela, Toda una vida, traducida a treinta idiomas y nominada al Man Booker International Prize en 2016.  En 2014 fue el Libro del Año en Alemania, donde ha vendido un millón de ejemplares.

    Durante estos seis últimos días he subido seis entradas sobre Arthur Rimbaud en mi blog en francés.


    Sigo con los retratos de Al Pacino en "Retratos ajenos".

    En Mester de brevería, un cuento de Luis Mateo Díez, "El tilo". Ayer le correspondió el turno a Elmo Valencia, el nadaísta que murió hace dos o tres días. Publiqué un párrafo de "El universo humano", su texto más famoso, con el título de "Ícaro". Lo conocí en Bogotá y le tomé unas fotos que no he publicado. Nunca fuimos amigos. Atendía un stand en la FILBO. 

    Total de entradas: diecisiete.

    En Mester de brevería seguiré "esopeando", por supuesto. Estoy reescribiendo las fábulas de Esopo, en algunos casos me limito a simplificar el texto y a corregir algunas frases torpes y en otros me lanzo a inventar.

    Nombradas así las cosas, no se ve el trabajo. Ya casi acabo con Jonathan Littell. Ya casi acabo de leer las novecientas noventa páginas de Las benévolas. Poco a poco, he subido las entradas de Jeanne Moreau Joyce Carol Oates, Andrea Camilleri y Emmanuel Carrère siguen pendientes. Tengo una nueva línea, Darío Jaramillo Agudelo, uno de nuestros grandes poetas, una presencia antigua en De otros mundos.


    jueves, 14 de septiembre de 2017

    Casa de citas / Jonathan Littell / La necesidad



    Jonathan Littell
    LA NECESIDAD

    La necesidad, ya lo decían los griegos, es una diosa no sólo ciega, sino además cruel.


    Jonathan Littell
    Las benévolas
    RBA, Barcelona, 2007, pp. 595

    Casa de citas / Jonathan Littell / Merecimiento





    Jonathan Littell
    MERECIMIENTO


    Eso de estar vivo hay que merecérselo.


    Jonathan Littell
    Las benévolas
    RBA, Barcelona, 2007, pp. 557

    miércoles, 13 de septiembre de 2017

    Casa de citas / Jonathan Littell / Piontek



    Jonathan Littell
    PIONTEK


    Se necesitaba alrededor de mediodía para ir de Cracovia a Lublin. Bordeaban la carretera patatares extensos y lúgubres, que interrumpían regueras; alternaban con bosques de pinos silvestres y de chopos de suelo pelado, sin matorrales, sombríos y mudos  y como clausurados a la hermosa luz de junio. Piontek conducía con mano firme y velocidad regular. Aquel padre de familia taciturno era un estupendo compañero de viaje; sólo hablaba cuando le dirigían la palabra y cumplía con sus tareas de forma tranquila y metódica. Todas las mañanas, me encontraba las botas lustradas y el uniforme cepillado y planchado; cuando salía, el Opel me estaba esperando, limpio del polvo y el barro de la víspera. Durante las comidas, Piontek comía con apetito y bebía poco. Y no pedía nunca nada entre comidas. Le entregué desde el principio la asignación en metálico para el viaje y llevaba meticulosamente al día el cuaderno de contabilidad en donde anotaba cada pfenning que nos gastábamos con un trozo de lápiz que humedecía con los labios. Hablaba un alemán áspero y con mucho acento, pero correcto, y también se entendía en polaco. Había nacido cerca de Tarnowitz; en 1919, después de la partición, su familia y él se convirtieron de pronto en ciudadanos polacos, pero decidieron quedarse para no perder la poca tierra que tenían; luego, mataron a su padre en una algarada, durante los días revueltos anteriores a la guerra: Piontek me aseguraba que había sido un accidente y no se lo reprochaba a sus ex vecinos polacos, a la mayoría de los cuales habían expulsado o detenido cuando esa zona de Alta Silesia volvió a incorporarse a Alemania. Otra vez ciudadano del Reich, lo movilizaron y fue a dar a la policía; desde allí, sin saber muy bien cómo, se encontró con que lo destinaban al servicio del Persönalicher Stab, en Berlín. Su mujer, sus dos hijas pequeñas y su anciana madre seguían viviendo en la casa de labor y las veía muy pocas veces, pero les enviaba casi todo el sueldo; y ellas le mandaban a cambio algo para suplir el cotidiano rancho, un pollo, media oca, lo suficiente para invitar a algunos compañeros. Una vez le pregunté si no echaba de menos a su familia: sobre todo a las niñas, me contestó; le dolía no verlas crecer; pero se quejaba; sabía que tenía suerte y que era mil veces preferible aquello a congelarse el culo en Rusia. "Con el permiso de usted, Herr Sturmbannfüher." 


    Jonathan Littell
    Las benévolas
    RBA, Barcelona, 2007, pp. 580-581

    Casa de citas / Jonathan Littell / Polonia


    Paisaje polaco
    Jonathan Littell
    POLONIA

    Polonia no será nunca un país bonito, pero algunos de sus paisajes tienen un encanto melancólico.


    Jonathan Littell
    Las benévolas
    RBA, Barcelona, 2007, p. 580

    Casa de citas / Jonathan Littell / Cristales rotos




    Jonathan Littell
    CRISTALES ROTOS


    Me despellejaba al rozarme con el mundo, como si me rozase con cristales rotos; me pasaba la vida tragándome anzuelos aposta y luego me extrañaba tener que sacarme las entrañas arrancadas por la boca.


    Jonathan Littell
    Las benévolas
    RBA, Barcelona, 2007, p. 516

    martes, 12 de septiembre de 2017

    Casa de citas / Al Pacino / Actores II

    Al Pacino
    Poster de T.A.

    Al Pacino
    Biografía

    Actores II

    Soy un actor, no una estrella. Las estrellas son personas que viven en Hollywood y tienen piscinas con forma de corazón.


    lunes, 11 de septiembre de 2017

    Casa de citas / Al Pacino / Actores I

    Al Pacino
    Poster de T.A.

    Al Pacino
    Biografía

    ACTORES I

    Muchos actores echan de menos el anonimato, valiosísimo como herramienta de la interpretación. Luchas para salir de él, y al final, cuanto más famoso eres, más valor das a esa pérdida.



    domingo, 10 de septiembre de 2017

    Casa de citas / Jonathan Littell / El guante

    Ilustración de T.A.



    Jonathan Littell
    EL GUANTE


    En una de las callecitas tranquilas cerca de Landwehrkanal me encontré en el alféizar de una ventana de la plata baja un guante largo de mujer, de raso azul. Lo cogí, sin pensar, y seguí andando. Quise probármelo; desde luego que me quedaba pequeño, pero la textura del raso me excitaba. Me imaginé la mano que había llevado aquel guante y aquel pensamiento me turbó. No pensaba quedarme con él, pero, claro, para quitármelo de encima, necesitaba otra ventana con una buhardillita de hierro forjado alrededor del alféizar y, de preferencia, en un edificio antiguo; pero en aquella calle sólo había tiendas pequeñas de escaparates mudos y cerrados. Por fin, muy poco antes de llegar al hotel, encontré la ventana apropiada. Las contraventanas estaban cerradas; dejé con delicadeza el guante en medio del alféizar, como una ofrenda. Dos días después, las contraventanas seguían cerradas, y el guante, donde lo había dejado, señal opaca y discreta, que intentaba seguramente decirme algo, pero ¿qué?


    Jonathan Littell
    Las benévolas
    RBA, Barcelona, 2007, p. 450

    FICCIONES
    Jonathan Littell / El amor
    Jonathan Littell / Nieve
    Jonathan Littell / Quién llorará a los muertos
    Jonathan Littell / Lermontov
    Jonathan Littell / Vivir
    Jonathan Littell / El guante

    DE OTROS MUNDOS
    Jonathan Littell / Un soldado israeli no es mejor persona que un nazi
    Jonathan Littell / "La cultura no nos protege de nada. Los nazis son la prueba"
    Jonathan Littell / Las bienveillantes / Reseña de Vargas Llosa

    MESTER DE BREVERÍA

    Jonathan Littell / Hospital Pavlov
    Jonathan Littell / Una mujer casi desnuda
    Jonathan Littell / Seiscientos locos
    Jonathan Littell / La sala del teatro
    Jonathan Littell / Adolf-Hitler-Platz

    RIMBAUD
    Jonathan Littell / Je pensais en vendre entre 3 000 et 5 000 exemplaires
    Jonathan Littell / Las bienveillantes